JOSÉ TOMÁS BOVES - 18 DE SEPTIEMBRE DE 1782


JOSÉ TOMÁS BOVES
18 DE SEPTIEMBRE DE 1782 – 5 DE DICIEMBRE DE 1814

Nació en Oviedo, provincia de Asturias, fue un jefe realista y el primer caudillo de la Guerra de la Independencia Venezolana. Fue conocido como el León de los llanos, el  Urogallo, la Bestia a caballo o simplemente Taita.
En su breve carrera militar mostró los más profundos resentimientos sociales y desencadenó una ofensiva brutal contra los ejércitos independentistas. Tenía gran conocimiento de los llanos venezolanos por su ejercicio de diversas actividades comerciales en las áreas de mercería y posteriormente en la ganadería. Conocía a los habitantes y tenía influencia sobre ellos, y, contaba con contingentes de llaneros a caballo, lo que le permitió convertirse en un jefe realista que no cumplía órdenes superiores y que después de cometer infinidad de atrocidades, …dejando el campo cubierto de cadáveres… –según él mismo decía–, decidió arrogarse el título de Comandante General de las Armas del Rey en Venezuela.
Boves disfrutaba el dolor ajeno, se recreaba dando las órdenes más crueles y presenciaba las ejecuciones, pedía que realizaran una celebración festiva con grandes comilonas y abundante bebida que finalizaba al tocar el joropo venezolano el Piquirico cuyo fin marcaba la matanza de los hombres presentes y la violación en masa de las mujeres. Así ocurrió en Valencia, Barcelona y Maturín.
En Boves, el urogallo, de Francisco Herrera Luque, el padre José Ambrosio Llamozas, su capellán, lo describe así:

“—José Tomás es distinto —siguió diciéndose el cura—. El odio ya lo ha aislado de sus iguales. Su último vínculo con la raza en la que ha nacido lo segó en Cumaná cuando hizo fusilar a los cincuenta soldados españoles que lo seguían. Dejó tan solo a los canarios a quienes se trata como pardos y a él con su perfil de piache otomaco. ¿Pero puede un hombre, sin una pizca de amor, hacer un pueblo cuando llegue a su fin la era del odio? José Tomás, todo cuanto ha hecho no es por amor a los negros y a los pardos, a quienes en el fondo desprecia, sino por odio a los blancos que a su vez lo despreciaron. Su tendencia hacia abajo no es democracia, sino demoniocracia. No es afecto hacia los humildes, sino odio hacia los que son más soberbios que él. Cuando un tirano no tiene amor, la locura y la muerte son su corona y su cetro. ¿Estaremos frente a una réplica equinoccial de Calígula? —se preguntó el cura a tiempo que unos hombres a caballo llegaban hasta donde estaba sentado el caudillo.”

Boves murió de un lanzazo en 1814 en la batalla de Urica (estado Anzoátegui) y con él, se dice que murió la Segunda República. El padre Llamozas lo enterró en la iglesia del pueblo.

Boves, el urogallo de Francisco Herrera Luque es un referente para la historia nacional, donde el autor se atreve a mostrar de forma: “…verídica, fabulada y verosímil… aquel guerrero asturiano, que entre 1813 y 1814 fue el paladín de la antirrepública, el destructor afiebrado del orden colonial y el primer caudillo de la democracia en Venezuela.”

De una manera muy cruda Herrera Luque, fiel a su método de investigación in situ, en contacto con el colectivo y a través de documentos históricos, escribe una obra controversial, capaz de levantar enfrentadas y contrapuestas opiniones entre el lector común y los estudiosos de la Historia de Venezuela. Sin embargo, la primera edición de la obra se agota en menos de tres semanas y en medio año se hicieron cinco ediciones. Fuera que estuvieran de acuerdo o no, todos leyeron Boves, el urogallo para poder opinar. Todavía es uno de los libros del autor más pedidos, recordados y recomendados por los lectores y del cual, hasta el año 2001, se habían hecho 24 ediciones.

Por su parte, el autor como médico psiquiatra y estudioso de las psicopatías del venezolano, no se resiste a la tentación y deja como regalo final, su diagnóstico de José Tomás Boves, aquí un breve extracto:
“…reacciones en cortocircuito, violencia criminal y monstruosa, embriaguez aguda patológica, parecen corresponder a la desviación epileptoide (anormal o psicopática).
…corresponde al tipo psicopático descrito como el paranoide sanguinario”.

Opiniones aparecidas en los principales diarios del país
a raíz de la publicación de Boves, el urogallo en 1972

“El libro de Herrera Luque es altamente polémico, pero un libro necesario, porque desmitifica, porque rompe un mito, porque dice la verdad, que no es consecuencia de una “tesis” preconcebida sino el final de un camino recorrido con una determinada metodología y con un esquema de trabajo serio.”

Al margen de Boves , el urogallo.
Roberto Lovera de Sola
Suplemento cultural de Ultimas Noticias
Caracas 30 de julio de 1972.

“¿Por qué Boves, el urogallo es un auténtico best-seller nacional? ¿Es qué acaso –como se pregunta esa crítica– esta obra vale tanto como Las lanzas coloradas? Creo que –en su género– nada en América Latina se ha escrito con tan alto aliento poético como la novela de Uslar Pietri, pero el impresionante éxito de librería alcanzado por el trabajo del conocido psiquiatra, no se debe tanto a la profundidad con que ha logrado buscar en los confines espirituales de el Taita, como a la portentosa fuerza dialéctica con que ha interpretado –por analogía, a mi juicio consciente– el carácter de la crisis actual.
¿Son casuales –o puramente imaginarias– aquellas palabras que el autor pone en labios del padre Llamozas? El amigo íntimo del caudillo y capellán de tropas, pensaba:
—¿Cómo es posible que un pueblo de negros y hombres de color en abierta rebelión contra los blancos, tengan como caudillo a un hombre que además de todo era español, rubio y pulpero. Es tal la degradación a la que llega el alma del esclavo —se respondía el presbítero—, que nada bueno espera de sus iguales. Hasta ese extremo —exclamó con indignación el cura—, ha llegado la explotación del vencedor.”

“Pérez, el urogallo”
Jorge Dáger
Diario El Nacional
Caracas 30 de octubre de 1972.

“La mención específica que hacemos del urogallo(*) es en la ocasión en la cual el doctor Francisco Herrera Luque publica su interesante trabajo Boves, el urogallo. Desaparecen las aves, pero no el tipo de hombre como Boves. Sobrevive con mayor ímpetu en el presente siglo.”

Guillermo José Schael
Diario El Nacional
Caracas septiembr de 1972.

(*)Se refiere a la desaparición de la especie.

Boves, el urogallo se puede leer en la Biblioteca Herrera Luque, allí se encuentran los más de 3500 libros que fueron de su propiedad y que sirvieron de base para la creación de la biblioteca pública que hoy funciona en la Biblioteca Los Palos Grandes en la 2da. avenida y que cuenta actualmente con unos 5500 libros.

martes a viernes 09:00 am. a 12:30 m. y 02:00 a 06:00 pm.
sábados: 09:00 am. a 01:00 pm.
teléfono: 0212 2147966
fundacionherreraluque@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus comentarios, preguntas y críticas.

Temas Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libro "Una Conversación Final"

 

Según Herrera Luque

Libros de Herrera Luque

Entendiendo la Historia

 

Página web realizada por Blogarizate
. Con la tecnología de Blogger.

Galería de imagenes

 

Blog Archive