El primer libro impreso



El libro en su forma más rudimentaria apareció hace milenios y fue inventado por el hombre para perdurar los actos generacionales y como medio para la cultura, la enseñanza, la transmisión de las ideas, la civilización y el humanismo.
La lectura de libros debería ser un hecho obligado sobre todo durante las primeras etapas del ser humano y en la educación. En Venezuela, ese principio está muy distante de realizarse, hay que buscar por el razonamiento y la disciplina que las personas, y sobre todo los estudiantes, lean diariamente para así cultivar ese talento.
El primer libro manuscrito en castellano que salió a la luz pública en Venezuela fue en 1535 y se denomina Acuerdos de los oficiales de la Real Hacienda de la Provincia y Gobernación de Venezuela y el primero que se imprimió fue el Calendario Manual y Guía Universal de Forasteros en Venezuela, que entró en circulación el día 10 de junio de 1810 y cuyos impresores fueron Gallagher y Lamb, en su imprenta que trajeron a Venezuela desde Trinidad. La autoría de este libro se le atribuye a Andrés Bello y fue reeditado por el Banco Central de Venezuela en 1968 con un estudio preliminar realizado por Pedro Grases, aquí se toma como referencia el ejemplar que conserva el Museo Británico al cual le faltan algunas páginas. Sin embargo, el ejemplar que conserva la Biblioteca Nacional de Venezuela se encuentra en buen estado y tiene todas sus páginas y puede ser visto en la sala de Libros Raros y Manuscritos.

IMPORTANCIA DEL LIBRO

*El grado de cultura y el progreso intelectual de un pueblo se puede medir por la cantidad y la calidad de sus libros, por lo cual el Estado debería proporcionar facilidades para la edición de ellos y controlar sus precios. En el libro se lleva al papel el pensamiento de su autor y su agilidad mental en forma ordenada, en los libros hayamos la expresión del pensamiento a través de la escritura.
*En los libros han perdurado y seguirán permaneciendo ideas y los hechos memorables de la humanidad a través de los siglos, constituyen una forma de recordar propia de los seres humanos.
*El libro es un medio de comunicación atractivo y constituye una manera de subsistir las ideas en lo moral, filosófico, ético, religioso, social, científico, literario y político. Sin el libro, muy poco habría de historia que haga revivir hechos pasados y nos enseña a no repetir los errores de otras épocas.
*Escribir un libro, significa no desear desaparecer del mundo, dejar el recuerdo para que lo recuerden. El libro deleita, instruye y culturiza. La palabra escrita en el libro de hechos históricos es un gran legado.
*La responsabilidad al escribir nuestros pensamientos, radica en que permite acercarse a todos los hombres y a todos los pueblos, en todos los idiomas conocidos, en el hecho de que puede producir mucho bien o mucho daño.
*Un libro bueno, útil, ilustrativo, constituye un tesoro que distribuye la cultura y el conocimiento a millones de seres humanos. Por el contrario, una obra comprometida con el mal puede influir negativamente con las ideas o con la intolerancia en un conglomerado.
*Los libros que se leen y asimilan sirven para recordar todo lo que se nos ha olvidado, para darle vida al hecho, al lector y al escritor y prolongar sus criterios, para servir de utilidad a las generaciones venideras, para alimentar el espíritu, para sacar provecho de la vida, para ilustrarnos en lo que se ignora, para eliminar y evitar preocupaciones y para adquirir sabiduría.

ALGUNAS FRASES SOBRE EL LIBRO

“Algunos libros son probados, otros devorados, poquísimos masticados y digeridos”. Sir Francis Bacon.


“Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres”. Heinrich Heine

Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida”. Mario Vargas Llosa

Cuando oigo que un hombre tiene el hábito de la lectura, estoy predispuesto a pensar bien de él”. Nicolás de Avellaneda

Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee”. Miguel de Unamuno.

De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”. Jorge Luis Borges

El estudio ha sido para mí el principal remedio contra las preocupaciones de la vida; no habiendo tenido nunca un disgusto que no me haya pasado después de una hora de lectura”. Montesquieu

DÍA INTERNACIONAL DEL LIBRO: 23 DE ABRIL

En 1995, durante la conferencia general de la UNESCO se aprobó proclamar el 23 de abril de cada año el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor con el fin de alentar a todos y en particular a los jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y a valorar las irremplazables contribuciones de aquellos quienes han impulsado el progreso social y cultural de la humanidad. A esto también se une el Premio UNESCO de literatura infantil y juvenil pro de la tolerancia.
Esta fecha coincide con el Día del Idioma y es muy justificado, pues el libro constituye la manera de comunicarse para la palabra escrita y el idioma con la palabra hablada, articulada. En el libro el idioma es eterno y marca momentos perdurables para todas las personas. Con el libro el escritor habla a distancia y se puede hallar hablando a la vez en diferentes lugares simultáneamente; habla por su autor, no importando el idioma.
Todos los años se realiza la Feria del Libro en Venezuela y en casi la totalidad de las naciones del mundo. El ya clásico y necesario Festival de la lectura de la Plaza Altamira se llevará a cabo este año 2017 desde el viernes 21 hasta el domingo 30 de abril.

EL LIBRO VENEZOLANO

Es frecuente restarle crédito al libro en Venezuela, calificándonos como un país de poco estímulo. Afortunadamente, en todas las épocas de nuestro acontecer, los hombres eminentes se han encargado de desmentir esta conseja. Prueba evidente de ello fueron: Simón Bolívar, Andrés Bello, Simón Rodríguez.
En el distante pasado encontramos a Cecilio Acosta, Fermín Toro, Eduardo Blanco, José Gil Fortoul, Laureano Vallenilla Lanz. Pedro Manuel Arcaya, César Zumeta, Caracciolo Parra Pérez, Manuel Díaz Rodríguez, Udón Pérez, Jesús Semprum, Tulio Febres Cordero, Rómulo Gallegos, Ramón Díaz Sánchez, Enrique Bernardo Núñez, José Rafael Pocaterra, Pedro Emilio Coll y miles más, dejaron la memoria que constituyen con orgullo nuestro idioma y nuestro país.
Actualmente, las editoriales realizan un gran esfuerzo para contribuir a la divulgación de nuestros grandes valores, con proyecciones no sólo enmarcadas dentro del territorio, sino más allá de nuestras fronteras. Ese impulso editorial expresa la preocupación que existe por llevar el libro a todo el conglomerado, por hacer conocer a nuestros más famosos creadores en el estadio de la novelística, del ensayo, del cuento, de la poesía, de la literatura, de la historia, de la ciencia y de la tecnología.
Francisco Herrera Luque (1927 – 1991) nos dejó 14 obras que aún en la actualidad no pierden su vigencia, por el contrario, cada vez más, reflejan y muestran la realidad venezolana, recordándonos que de la lectura de sus libros podemos aprender a evitarnos muchos avatares que nos atropellan y de los cuales todavía no sabemos cómo desprendernos.

EL LIBRO VENEZOLANO

*El libro más hermoso del mundo en el año 2008 es del diseñador venezolano Álvaro Sotillo y puede ser visto en la Biblioteca Herrera Luque.
*Toda la colección de libros de Herrera Luque se encuentra en la Biblioteca que lleva su nombre, ubicada en la Biblioteca Los Palos Grandes, 3ra. avenida, nivel 2.  Información: 0212 2147966

0 comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus comentarios, preguntas y críticas.

Temas Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libro "Una Conversación Final"

 

Según Herrera Luque

Libros de Herrera Luque

Entendiendo la Historia

 

Página web realizada por Blogarizate
. Con la tecnología de Blogger.

Galería de imagenes

 

Blog Archive