12 de octubre: Día del idioma español

La humanidad entrará en el tercer milenio bajo el imperio de las palabras [...] La lengua española tiene que prepararse para un oficio grande en ese porvenir sin fronteras. Es un derecho histórico. No por su prepotencia económica, como otras lenguas hasta hoy, sino por su vitalidad, su dinámica creativa, su vasta experiencia cultural, su rapidez y su fuerza de expansión...-Gabriel García Márquez
La celebración del idioma español tiene como objetivo promocionar y apoyar las iniciativas que promuevan el plurilingüismo y multiculturalismo así como crear conciencia entre los funcionarios, de la historia, la cultura, el desarrollo y el uso del español como idioma oficial. Así lo define la Organización de Naciones Unidas.

Esta celebración se convierte en una oportunidad para que todas las entidades que se encuentran asociadas a actividades culturales y educativas en español, puedan contribuir en la difusión de sus objetivos y en la promoción y divulgación del idioma, además de abarcar un público más amplio en aquellos lugares donde el español no es necesariamente la lengua oficial.

El respeto por un idioma es una demostración y ejemplo del respeto a la diversidad de culturas, el diálogo entre las personas, la educación, el desarrollo, el patrimonio y la integración social de individualidades y sociedad.

La ciencia, la tecnología, la medicina y un sin número más de actividades indispensables para la vida actual, están determinadas por el buen uso y respeto que se muestre por el uso y difusión de un idioma. Adoptar medidas que estimulen estas prácticas y la creación de una conciencia plurilinguística son algunas de las metas que se buscan al celebrar el día del idioma español.

Algunos datos curiosos sobre el idioma español:
  • Es la segundo idioma en comunicación internacional 
  • Más de 495 millones de personas hablan español 
  • En 2030, 7,5% de la población mundial será hispanoparlante 
  • Aproximadamente 18 millones de alumnos estudian actualmente español como lengua extranjera 
Algunos datos curiosos sobre el lenguaje español:
  • La palabra oía tiene tres sílabas en tres letras 
  • Mil es el único número que tiene las vocales o y e 
  • Reconocer es un palíndromo: se lee igual de izquierda a derecha y viceversa 
  • Las palabras ecuatorianos y aeronáuticos son un anagrama: contiene las mismas letras pero en diferente orden. 
Francisco Herrera Luque y el idioma español

Reconocido como médico psiquiatra y como escritor de 14 libros dedicados especialmente a la historia de Venezuela y a la especial forma de ser del venezolano, Francisco Herrera Luque es un ejemplo de la importancia que para un país tiene el idioma.

A lo largo de su obra se muestra no sólo en su forma de escribir, sino en cada una de las palabras usadas, lo que somos los venezolanos. El conocimiento que demuestra del idioma es capaz de llevarnos por descripciones detalladas y únicas. A través de la palabra desarrolla esa vitalidad y dinámica creativa de la que habla Gabriel García Márquez que se encuentra en el español como idioma que extiende cada vez más por diferentes lugares en el mundo.

Una muestra de lo capaz que era Francisco Herrera Luque de disfrutar escribiendo es su obra La historia fabulada, tres tomos que recopilan los micros para radio que luego se llevaron a texto, cada capítulo cuenta una historia diferente que refleja costumbres, mitos, bailes, vocabulario del venezolano y nos muestra lo que somos como un espejo en el que nos reflejamos a través de cada narración.

A continuación el primer capítulo de radio que se transmitió, lleva por título El descubrimiento y es la forma en que Herrera Luque le da un giro jocoso al descubrimiento, enfocándolo desde el punto de vista de los indígenas.

CAPÍTULO 1

El Descubrimiento

AUTOR: La tarde del 30 de Agosto de 1948 el sol cae inclemente sobre las playas de Paria. Los indios Mapire Tortuoso y Guacuco Sentado, balanceándose en sendos chinchorros de moriche, trasegan un zumo de frutas fermentadas que tiene borracha a la mitad de la tribu.

MAPIRE TORTUOSO: (Chasqueando la lengua) Aaach, sabroso y requetegüeno que está el tocoral. ¡Écheme otro poquito en la totuma, Compae!

(Líquido cayendo.)

GUACUCO SENTADO: (Con voz de ebrio) Sírvase usted mesmo, cuñao, que ya too me está dando vueltas.

MAPIRE TORTUOSO: Caraj con usted, cuñao, que no sabe ni bebé.

(Música indígena al fondo.)

MAPIRE TORTUOSO: Y en todavía bailan los muy condenaos... (Con voz plácida) Y bonita que está la tarde...

(Rumor de olas.)

MAPIRE TORTUOSO: Y la mar parece como si juera a alborotar-se... (Riéndose) Ya se cayeron dos más borrachos. (Admirativo) Mire que esta guarapita es juerte... (Jactancioso) Pero lo que es a mí no me entra ni coquito... Déjeme échame otro lepe...

(Líquido al caer.) (Oleaje.)

NARRADOR: Por el sur y sobre el mar avanzan tres carabelas.

Son las naves de Don Cristóbal Colón, Almirante del Mar Océano. Luego de trasponer la Boca de Dragos se mueven hacia Tierra Firme, prestas a toparse con la costa Nororiental de Venezuela. A don Cristóbal, según sospecha la marinería, le va patinando el coco. Padece de un delirio místico. Cree haber llegado al Paraíso Terrenal. A una isla de Tres Picos la bautiza Trinidad. Oteando hacia Venezuela exclama:

COLÓN: (Mesiánico) Esta es la Tierra de Gracia.

NARRADOR: Y refiriéndose a las dos corrientes impetuosas que hay entre Venezuela y Trinidad grita estentóreo:

COLÓN: (Místico) Y éste es El Éufrates y aquel El Tigris...

MARINERO: (Voz castiza) ¡Jolines con Don Cristóforo! ¡Que ya está para tomar eléboro!

COLÓN: (En éxtasis, dirigiéndose al timonel) Poned proa, buen hombre, hacia aquella ensenada poblada de bohíos.

NARRADOR: Las carabelas surcan las aguas en dirección al pueblo de Mapire Tortuoso, quien, con ojos ebrios, mira sin ver hacia el espumante mar por donde avanzan las naos de Colón. (Música indígena y fiesta en tercer plano.)

NARRADOR: Una expresión de asombro se planta en su rostro. Se incorpora de la hamaca y se frota los ojos, sorprendido por los barcos con sus velámenes blancos alrededor de los tres palos.

MAPIRE TORTUOSO: (Con asombro) ¡Válgame la cucaracha sagrada! ¿Qué guarandinga es aquélla? (Voz de alarma) Despiértese, cuñao. ¡Míreme aquello que viene por la mar!

GUACUCO SENTADO: (Entre ebrio y confuso) ¿Qué es lo que pasa?

MAPIRE TORTUOSO: (Aterrorizado) ¡Mire, cuñao, pa'allá! ¡Tres nubes llenas de palos!

GUACUCO SENTADO: (Igualmente alarmado) ¡Carrizo! ¿Qué es aquello? Demos la alarma.

INDIOS (A dúo): ¡Epa! Oigan ¡Miren pa'allá...! ¡Contra nosotros vienen tres nubes cargadas de palos!

(Algarabía, cesa la música, oleaje.)

NARRADOR: Los indios se tranquilizaron al percatarse de que no eran más que grandes canoas con velas. Desembarca-ron los españoles. Los indios obsequiosos les brindaron pescado y aguardiente. La codicia de los peninsulares, sin embargo, se despertó ante los collares y pulseras de oro. Un español le dice a Guacuco Sentado, ofreciéndole un espejito:

Voz CASTIZA: Oye, guapo, te cambio esto por aquello.

GUACUCO SENTADO: ¡Véngase pa'acá! Aquí tiene su coroto, deme el mío.

VOZ CASTIZA: (Jactancioso y burlón) Mira que son memos estos indios y que cambiar ese collar de mil ducados cuando menos por esa chuchería. (Risas españolas.)

GUACUCO SENTADO: (Dirigiéndose a Mapire Tortuoso con voz de júbilo) Mire, compae, lo que me dio el gafo ese por el collar de las piedras amarillas...

MAPIRE TORTUOSO: (Riéndose a carcajadas) Es que el camino del pistolo huele a melón... Déjame a mí también cogé mi parte... (Alzando la voz) ¡Ah, care chivo! te cambio estas piedritas por esa lancita dura...

VOZ CASTIZA: (Condescendiente) ¡Claro que sí, hijo! Aquí tienes. Y si tienes más te la cambio por esto que llaman cuchillo.

NARRADOR: La codicia ante' la posibilidad de engaño se desbocó no sólo por parte de los descubridores sino de los indios.

(Voces indígenas y españolas en pleno trueque.)

VOCES MÚLTIPLES: ¡A mí primero!... ¡Toma, indio, este abanico!... ¡Te doy lágrimas del mar!... ¡Qué tontos son!... ¡No abuse, cuñao; no ve que son gafos de nacimiento!

AUTOR: Hasta tarde departieron españoles e indígenas. Al anochecer, el piache de la tribu hizo tres nudos grandes y uno chico, que en su lenguaje de cronista quería decir: «Hoy llegaron al pueblo tres canoas grandes. Nada más de particular.» Y así, Venezuela descubrió a los europeos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus comentarios, preguntas y críticas.

Temas Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libro "Una Conversación Final"

 

Según Herrera Luque

Libros de Herrera Luque

Entendiendo la Historia

 

Página web realizada por Blogarizate
. Con la tecnología de Blogger.

Galería de imagenes

 

Blog Archive