La Batalla de Carabobo y la historia de Negro Primero

Este año se celebran 195 años de la Batalla de Carabobo, una acción bélica que se desarrolló cerca de la ciudad de Valencia el 24 de junio de 1821, entre el ejercito realista comandado por el mariscal de campo Miguel de la Torre y el ejercito republicano, comandado por el general en jefe Simón Bolívar. La victoria lograda por este último resultó decisiva en la liberación de Venezuela.

Esta fecha se considera fiesta nacional para Venezuela y generalmente se celebra en el Paseo Monumental Campo de Carabobo con la presencia del Presidente de la República y el alto mando militar con un desfile de las fuerzas armadas nacionales.

Son muchas las personas que al recordar la Batalla de Carabobo, inmediatamente la asocian a la historia de Pedro Camejo, conocido como Negro Primero.

¿Por qué recordamos a Pedro Camejo, Negro Primero?
San Juan de Payara, estado Apure, 1790.

La Historia de Venezuela que nos contaron siendo niños y que quizás recordamos con mayor claridad es la de Pedro Camejo, un oficial de caballería, teniente, del ejército de Venezuela en la Guerra de Independencia que se encontraba bajo las órdenes de Páez.

El apodo de “Negro Primero” que le distinguía se había inspirado en su bravura y destreza en el manejo de la lanza. Había sido esclavo en su juventud de Vicente Alonzo, de Apure. Era una persona humilde de escasa preparación intelectual, aun cuando poseía una mente ágil y despierta.

Al comienzo de las hostilidades independentistas luchó al lado de los españoles, pero en 1816, se incorpora en Apure a las fuerzas del general José Antonio Páez quien le muestra especial afecto. En 1818, cuando el general en jefe Simón Bolívar llegó a San Juan de Payara, durante el desarrollo de la campaña del Centro, vio a Camejo por primera vez, quien le impresiona por sus dotes de guerrero y por su énfasis patriótico.

La corpulencia del guerrero y las referencias que le dio el general Páez, despertaron en El Libertador, su interés. En una breve charla que sostuvieron, Bolívar le formuló algunas preguntas, las cuales fueron respondidas por Camejo con ingenuidad y sencillez; al explicar la razón que le llevó a sentar filas en el ejército republicano, dijo que fue inicialmente la codicia; pero luego comprendió que la lucha tenia otros propósitos más elevados. Fue uno de los 150 lanceros que participaron en la batalla de las Queseras del Medio (24-12-1819) y en esa ocasión, recibió la Orden de los Libertadores de Venezuela. El 24 de junio de 1821, en la batalla de Carabobo era integrante de uno de los regimientos de caballería de la primera división de Páez; allí rindió la vida.

En medio del fragor de la batalla de Carabobo, el General Páez observa a un jinete del bando patriota que abandona el frente y va en su dirección. Se da cuenta que es Pedro Camejo, quien haciendo grandes esfuerzos para mantenerse sobre su cabalgadura, al trote, se le aproxima. Para la historia queda el breve diálogo que entonces se produce y por el que muchos recordamos la historia que nos contaron cuando estudiabamaos en el colegio

: -“¿Qué te pasa negro, es que tienes miedo?...”-le inquiere.

“¿No, mi general...-responde el valiente, que en agónicas palabras, agrega:-...es que vengo a decirle adiós, porque estoy muerto”...

Cumplió jornadas plenas de heroísmo, como en las batallas de El Yagual, Mucuritas, La Toma de las Flecheras, y Las Queseras del Medio, entre otras. Falleció en Campo Carabobo el 24 de Junio de 1821.

A continuación se copia el texto del Capítulo 190 de la Historia Fabulada II “Noche Mágica”, donde Francisco Herrera Luque cuenta cómo Pedro Camejo, Negro Primero, se enterará de su destino final el día de la Batalla de Carabobo. Es importante recordar que la Historia Fabulada fue escrita para transmitirse por radio y posteriormente, los capítulos se recogieron en tres tomos.

(Tambores barloventeños)
autor: Desde hace ya varios días repican los tambores desde Barlovento hasta Cumarebo. (Pausa) Esta noche del 23 de junio restallarán con esplendor a todo lo largo de la costa Maya, en las montañas de Birongo, en Caraballeda y en las umbrías selvas del Yaracuy…
(Recrece la música 15 segundos y desciende durante el parlamento)
negro: (Misterioso) Esta noche… es noche mágica…
negra: (Misteriosa) Es noche ceremonial… (Emocionada) Esta noche, negros y negras bailarán hasta caer derrengados… Es noche de amor y de maleficios…
negra anciana: (Solemne) Los diablos, con permiso de Dios, estarán sueltos desde la caída del sol hasta el amanecer… Es buena noche para pedir lo imposible…, para adivinar el futuro…
NARRADOr: Esta noche, mis amigos, es la noche de San Juan…
(Recrece la música por 15 segundos)
negro: San Juan es un santo negro que se lo cogieron los blancos.
NARRADOr: (Burlón) ¿Cómo es eso?
negro: Así como lo oyes. San Juan nació en Barlovento… por más que los curas digan que lo hizo en Judea.
negra: (Irritada) ¡Hay que ver que tú eres bien deslenguao y farta’e respeto, negro lambucio… San Juan nació en Naiguatá, y esta noche, como siempre, lo llevaremos al río…
(Recrece la música por 15 segundos, para desaparecer)
autor: Pero esta noche, como el día de mañana, consagrado a San Juan, no sólo será de fiesta, tambores y bailes en Venezuela, y en particular donde abunda la población de origen africano: lo será en todo el hemisferio septentrional, desde Finlandia hasta el Congo, de la Mongolia a Nicaragua. Tal como lo ha sido a todo lo largo de la historia de la humanidad, antes de Cristo y después de Cristo, entre paganos, católicos y animistas.
NARRADOr: Hoy o mañana es el solsticio de verano. El día más largo del año, así como el 24 de diciembre, vísperas del nacimiento de Cristo, es el más corto.
autor: (Interrumpiendo) Yo no sé si tú sabes, que de acuerdo a todos los cálculos, Cristo al parecer nació en una noche como ésta y no el 24 de diciembre.
NARRADOr: ¿Cómo es eso?
autor: La explicación es larga y aburrida, pero si alguien se interesa por el asunto, que registre y encontrará. Pero volvamos a nuestro San Juan Venezolano.
(Estallan los tambores y se mantienen por 15 segundos hasta decrecer)
NARRADOr: Es verdad, doña Clotilde, que esta noche se puede averiguar el futuro echando un huevo en agua?
negra anciana: Así es, mijito.
NARRADOr: ¿Y por qué no nos dice a todos cómo es la cosa? ¿Qué es lo que se debe hacer?
negra anciana: ¡Guá, es muy fácil! A las doce en punto de la noche, se rompe un huevo de gallina negra en un vaso de agua a medio llenar; y en la mañana, apenas uno se despierte, se rezan tres credos de espaldas al vaso. Luego te volteas…
NARRADOr: ¿Qué pasa, entonces?
negra anciana: ¡Guá, que ves clarito lo que te aguarda…!
(Pausa musical. Tambores barloventeños.)
negra: ¡Ay, ña Clotilde, mire lo que me salió a mí! ¿Qué será eso?
negra anciana: Pero, ¿no lo ves, mujer de Dios? Más claro no canta un gallo. Es un barco, te sale viaje por mar…
negra: ¡Ay, qué bueno! ¿Por qué no me dice lo que ve en el vaso de Juan, mi marido?
negro: Así es, doña Clotilde…
negra anciana: (Vacilante) Déjame ver, déjame ver. ¡Jesús, María y José!
negro: Es una caja. Fíjate, mija.
negra: De verdad, es una caja. (Riéndose) ¿Y eso qué significará?
negro: (Riéndose) La caja de reales que vamos a encontrá para hacer ese viaje que mienta ña Clotilde.
negra anciana: (Solemne) Pero no era una caja, como creía el pobre hombre, era un cajón… una urna. A los pocos meses, él y ella cogieron un crucero griego, de esos que van de Curazao a Trinidad, y la comida estaba tan podrida que el muchacho llegó cadáver…
NARRADOr: Dice la leyenda que una noche de San Juan, el general Páez dizque le dijo a Pedro Camejo, el negro.
páez: Vamos a ver, negro: échate dos huevos, uno por ti y otro por mí. Vamos a ver qué nos depara el destino.
NARRADOr: Apenas salió el sol, el general y su ayudante escudriñaron sus vasos:
negro: ¡Caraj, mi jefe, mire el suyo!
páez: ¡Un arco iris!
negro: ¡Victoria redonda, taita, honores y gloria! (Bruscamente compungido) Pero yo no los compartiré con usted… A mí me salió un cajón.
autor: Era el 24 de junio de 1821. Día de San Juan y también de la Batalla de Carabobo.
(Tambores barloventeños)
En la Biblioteca Herrera Luque se encuentra una gran variedad de libros de Historia de Venezuela, tema de estudio e investigación preferido de Francisco Herrera Luque. Su definición de la historia, está plasmada en una de las paredes de la biblioteca: “La historia es para un pueblo lo que la memoria es para el hombre: fuente de experiencia, fundamento de legislar, comprensión del presente, atalaya del futuro. Por ello ha de ser veraz, valiente y justo quien la escribe.”

Entre la bibliografía recomendada que se puede leer en la biblioteca relacionados con el tema de la Batalla de Carabobo y la historia de Pedro Camejo, encontramos Diccionario de la Historia de Venezuela editado por Fundación Polar - 1997, Historia de Venezuela tomos I y II de Fundación Venezuela Positiva, Homenaje a Carabobo de Andrés Eloy Blanco, editado por el Congreso de la República en 1939, Estampas de 40 adalides de la campaña y de la batalla de Carabobo de María Clementina de Camarán - 1971. La victoria de Carabobo de Miguel Ángel Mudarra - 1971.

También se encuentran los tres tomos de La Historia Fabulada de Francisco Herrera Luque, donde el autor de una forma agradable y graciosa nos cuenta los orígenes y folclores venezolanos a través de diálogos y escenas especialmente escritas para transmitirse por radio.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus comentarios, preguntas y críticas.

Temas Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libro "Una Conversación Final"

 

Según Herrera Luque

Libros de Herrera Luque

Entendiendo la Historia

 

Página web realizada por Blogarizate
. Con la tecnología de Blogger.

Galería de imagenes

 

Blog Archive