Roberto Lovera De Sola:
“Tenemos toda una Historia de Venezuela por épocas a través de cada libro…
…Eso era lo que él buscaba, que el lector de sus libros agarrara el libro y no pueda dejarlo hasta terminarlo… eso era algo que estilísticamente y en la creación de las estructuras veía cuidadosamente y por eso era que le gustaba mucho leernos a los amigos cercanos, porque él decía: “Si trastabillas, si cierras los ojos, eso es que estas fastidiado”. Entonces, al día siguiente reescribía el capítulo de tal manera que el gancho fundamental no se perdiera.
… Pancho puso tanto su alma, su corazón, sus entrañas en cada libro, que cada vez que termino uno de estos tres  (Boves el urogallo, En la casa del pez que escupe el agua y Los amos del valle), decía: “No voy a escribir ningún libro más. Ya, ya saqué todo lo que tenía por dentro en estos libros…”
… Todo, en la obra de Herrera Luque, y esto, en la En la casa del pez que escupe el agua, se ve claramente, tiene que ver con Caracas, es la memoria de un caraqueño, es la memoria familiar oral, estudiada cuidadosamente en libros, en documentos de Caracas, centro de la obra de Herrera Luque… sin la Caracas mantuana, la obra de Herrera Luque no tiene sentido.”
En la casa del pez que escupe el agua es una visión muy crítica de la Historia de Venezuela, muy crítica de los gobiernos, muy crítica de los caudillos…”

Carlos Sandoval:
“Con la publicación en 1975 de su segunda novela, En la casa del pez que escupe el agua, Francisco Herrera Luque se consagra efectivamente, como uno de los más importantes novelistas del país. En esta obra, el autor lleva sus interpretaciones socio históricas, basadas en un profundo trabajo investigativo y sin descuidar las estrategias… hasta el extremo de perfeccionar ciertas percepciones historiográficas oficiales sobre el caso que retrata el libro, y es que, de nuevo, Herrera Luque, al uso de lo que denominó historia fabulada sumerge al lector de un fascinante serie de anécdotas verídicas, algunas, por supuesto, levemente modificadas, pero símiles en atención a las exigencias literarias del género…recogió la historia política venezolana de los años 1875 y 1935 con un breve epílogo que recrea un suceso de 1975.
La novela cuenta los avatares de una familia de la oligarquía caraqueña… es una trama de componendas de clases, de los sentimientos sociales, de caudillismo, montoneras, de improvisados gobernantes atentos a los beneficios de un poder disfrazado de tosco nacionalismo.
La metáfora que enlaza las diversas acciones... la imagen de una pequeña fuente de piedra, el pez que escupe el agua, símbolo material de una casta que en Venezuela, ha medrado una astucia a la diestra -o detrás- de quienes les ha correspondido… asumir la conducción del Estado.
Con esta novela, Herrera Luque continúa su proyecto creativo de explicar al país lo que hemos llegado a ser mediante el uso de un potente instrumento de desgaste de la realidad: la ficción histórica.”



Ana Teresa Torres
“Lo que yo destacaría como más significativo, a mi modo de ver,  es la idea del proyecto literario, una idea que no siempre el escritor tiene de antemano. Creo, que fue una idea, además, una idea concibiéndose en el tiempo, que va produciéndose en la realidad en que se van produciendo las obras.  Pero una vez que uno oye el recorrido (de sus obras) es clara la fidelidad de su proyecto, la fidelidad de su propio proyecto narrativo, es algo muy importante en un escritor, ese poder de conocer: cuál es mi proyecto narrativo, qué es lo que yo puedo escribir, qué es lo que puedo aportar dentro de ese inmenso caudal que se llama escritura.
Yo creo que ciertamente, él proyecta la idea, que el proyecto era la Historia de Venezuela, pero desde el punto de vista de la idea del poder, de la idea de las componendas del poder, entre distintos actores de clases, y el larguísimo resentimiento que esas componendas han ido dejando e la Historia y que no han cesado.
Creo que eso puede ser uno de los cambios que atrapa al lector, o sea, el lector no quiere solamente que le cuenten las batallas como ocurrieron… Creo que la idea de Herrera Luque era no hay demasiados buenos ni demasiados malos, hay seres humanos que se van moviendo con generosidad, pero también con maldad en algunos casos y que, van produciendo ese resentimiento que, creo que fue, hasta donde yo recuerdo, en esa época, la suerte de él…
Refiriéndose a Boves el urogallo como el “libro que lo hizo a él un escritor de novela” : …su primer proyecto era escribir  lo que se llama en psiquiatría, una biopatografía, es decir, la biografía de un personaje patológico, pero el personaje, le fue exigiendo al escritor otro espacio que no era el  científico, o el ajustado a lo era la metodología, lo fue obligando a entrar en la ficción…  creo que ahí comienza ese proyecto literario que es también, a medias, literario histórico, en el sentido de que hay una voluntad de contar, o de relatar, la Historia de Venezuela”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus comentarios, preguntas y críticas.

Temas Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libro "Una Conversación Final"

 

Según Herrera Luque

Libros de Herrera Luque

Entendiendo la Historia

 

Página web realizada por Blogarizate
. Con la tecnología de Blogger.

Galería de imagenes

 

Blog Archive