Según Herrera Luque: "La India del Paraiso"

AUTOR: Muchos cuadros y esculturas famosas están nimbadas por extrañas leyendas. ¿Conoce usted la que circula sobre el conocidísimo cuadro La Última Cena, de Leonardo de Vinci? ¿El mismo que suele encontrarse en muchos hogares de Venezuela? Cuenta la leyenda que el artista, cuando se propuso pintar al Redentor rodeado de sus discípulos, buscó un modelo que reflejase en su rostro la bondad, la dulzura, el amor y la sabiduría. Luego de un tiempo halló al modelo apropiado: él mismo que ustedes conocen.

NARRADOR: Apenas terminó de plasmar al Hijo de Dios, prosiguió con los discípulos. Un enérgico y sano hombre del pueblo sirvió para Pedro; un escéptico sacristán modeló para santo Tomás, y así sucesivamente. Tan sólo le faltaba Judas. Leonardo quería para el apóstol traidor un ser que reflejase en su rostro todos los vicios y abyecciones. Luego de cuatro años de búsqueda, desesperaba, cuando al entrar en una taberna vio a un hombre de mediana edad con todos los rasgos de malignidad que él buscaba. El bribón o delincuente, porque lo era en toda su extensión, aceptó la propuesta de modelar. Leonardo gozoso captaba en el lienzo aquella fisonomía torva, donde afloraban los peores vicios. Un día terminó de pintar a Judas. Orgulloso de su obra comentó en voz alta, sin poderse contener.

LEONARDO DE VINCI: ¡Mira tu rostro prestado a Judas! ¿Has conocido a alguien con tanta maldad y perversión grabadas en su cara? Se le ve el vicio, la traición, la vileza... MODELO: (Solloza)

LEONARDO DE VINCI: (Compasivo) Perdona, amigo mío, si llevado por mi entusiasmo te he ofendido... No era mi intención. Eres menos malo de lo que pareces... ¿Lloras acaso por ser malo? ¿Te arrepientes de lo que has hecho...? ¿Es que acaso Jesús ha hecho un milagro? Si es así, enhorabuena.

MODELO: (Sin dejar de sollozar) No es por eso, maestro... ¿Es que acaso no me reconocéis? Yo soy el mismo hombre que cinco años atrás os sirvió de modelo para Cristo... Voz 1: ¿Será cierto que la célebre Maja Desnuda de Goya es la duquesa Cayetana de Alba, Grande de España unas cuantas veces?

Voz 2: Así dicen... La duquesa fue amante del célebre pintor. También se afirma que la reina María Luisa no era tan horripilante como la pinta Goya; éste la afeó más de la cuenta por complacer a su amante, enemiga personal de la mujer de Carlos IV. Se cuenta asimismo que el Duque de Alba, asaeteado por los rumores que existían sobre su mujer, le preguntó altanero a Goya:

DUQUE DE ALBA: ¿Es cierto, señor pintor, que mi mujer posó desnuda para ese mal cuadro que llamáis La Maja desnuda? GOYA: No es cierto, señor Duque...

DUQUE: (Encolerizado) ¿Cómo que no es cierto? Si es su mismo cuerpo, tiene los mismos hoyuelos y la misma tez... ¡No me podéis negar que es ella!

GOYA: Sí es ella, Excelencia; pero os juro por lo más sagrado que en ningún momento posó para mí.

DUQUE: (Confuso y colérico) No entiendo... Si es ella y no posó para vos, ¿cómo hicisteis?

GOYA: (Socarrón) La pinté de memoria...

AUTOR: Entre nosotros hay algunos cuadros y esculturas con bellas y singulares historias. Tal es el caso de la Virgen de las Mercedes, el Nazareno de San Pablo y la India del Paraíso.

Voz 1: ¿Cómo es la del Nazareno de San Pablo?

NARRADOR: Según cuentan, el artista que esculpió la imagen que se venera en la Iglesia de Santa Teresa dizque comentó ante Jesús crucificado:

ARTISTA: ¿Qué te falta para estar vivo?

NAZARENO: (Con eco) Hablar...

NARRADOR: Al oír estas palabras el artista cayó muerto.

Voz 1: (Místico) ¡Jesús, como premio a su esfuerzo, se lo llevó a los cielos!...

Voz 1: ¿ Y cómo es la historia de la Virgen de las Mercedes? No recuerdo bien el cuento. Sólo sé que la modelo era una bellísima mujer de nombre Mercedes perteneciente a una linajuda familia.

NARRADOR: Ramón Díaz Sánchez inspirado en esta historia escribió su bellísimo cuento: La Virgen no tiene cara..

Voz 2: Un negro esclavo ducho con el pincel se enamoró de su ama. Toda la servidumbre estaba enterada de que el negro estaba pintando una virgen. Pero no le enseñaba el cuadro a nadie, a pesar de que aquellos que lo habían visto de lejos aseguraban que era una preciosidad. Un día el amo lo conminó a que le enseñase el cuadro:

AMO: Díganle a Froilán que se deje de pistoladas y me traiga inmediatamente, para verlo, ese cuadro tan mentado sobre la Virgen de las Mercedes.
(Pasos.)

FROILÁN: Aquí está el cuadro, mi amo.

AMO: Bueno, vamos a ver si es verdad tanta belleza... (Con sorpresa) Pero ¿qué es esto Froilán? Esta virgen no tiene cara.

FROILÁN: (Patético) La Virgen no tiene cara, mi amo... La Virgen no tiene cara...

Voz 1: ¿Y qué me dice de la India del Paraíso?

AUTOR: Es una historia parecida a La Maja desnuda de Goya.

NARRADOR: La obra fue fundida en Alemania y la modelo, según se cuenta, era pariente muy cercana del Rey de Prusia o del Emperador de Alemania. Sorprendido el artista y la modelo en sus quehaceres se formó un lío de Dios es Cristo. Pero ya era muy tarde. La imagen de la hermosa princesa alemana ya había salido de Hamburgo en dirección a Venezuela, donde la podrán contemplar de cuerpo entero en el Paraíso.

Voz 1: ¿Qué otras historias hay por ahí sobre esculturas venezolanas?


AUTOR: Tenemos Los Peces del Buen Gobierno.

Voz 1: ¿Cuáles son ésos?

AUTOR: Los que adornan el patio principal de Miraflores.

Voz 1: ¿Cómo es esa historia?

AUTOR: Es un poco larga de contar. Mejor te la echo otro día.

Voz 1: Cuénteme, cuénteme...

AUTOR: Cualquier otro día... Se acaba el tiempo.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus comentarios, preguntas y críticas.

Temas Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libro "Una Conversación Final"

 

Según Herrera Luque

Libros de Herrera Luque

Entendiendo la Historia

 

Página web realizada por Blogarizate
. Con la tecnología de Blogger.

Galería de imagenes

 

Blog Archive