AUTOR: Siempre he dicho y lamentado que una de las vocaciones hacia la que los venezolanos tienen marcada preferencia es la de jefear. Fíjese en el aire marcial de ese fiscal de tránsito que usted acaba de ver. ¿No le recordó a Rommel, el Zorro del Desierto? Sin ir más lejos, y va usted en estos momentos en un transporte colectivo... (Pausa) observe cómo ya salta de su asiento el Conductor, a ver qué digo... No se moleste, amigo, que es pura guasa, y siga escuchando... ¿Se han fijado ustedes en la Cara de jefe que lleva el chófer? Aquí todo el mundo manda y le place hacer pública ostentación de su poder. Yo he visto en Europa a ministros conduciendo sus autos, sin chófer ni escoltas... En Venezuela los ministros con un sueldo de 12.000 bolívares le cuestan al ejecutivo un millón al año, y por funcionario, en pago de escoltas. Yo he visto al Presidente de Suiza haciendo cola en un cine...

NARRADOR: En cambio aquí un funcionario de tercera Categoría va con chófer y guardaespalda con ametralladora al automercado...

HOMBRE: ¿Para qué? Cuando alguien está decidido a echarse al pico a alguien no hay quien lo pare.

MU]ER: Ahí tenemos el caso de Reagan, el asesinato de Kennedy, Delgado Chalbaud, Gandhi y tantos otros. No hay nada más inútil ni más costoso que una escolta.

HOMBRE: ¿Entonces, por qué se usa?

NARRADOR: Yo creo que, más que por miedo, por ostentación. El poder tiene sus galas y atributos. Los Sistemas dictatoriales son los que más presumen de los símbolos del poder. Quieren aplastar con la forma lo que les falta en esencia. Si el poderoso quiere mostrar su poder, lo mejor que puede hacer es no salir. Así nos evitamos el espectáculo de verlo y Se agranda su imagen de ente inaccesible. A mayor poder, más

distancia. Pero eso de encontrárselo en cualquier arroz, rodeado de hombres con ametralladora, no sé, no me parece...

AUTOR: Pero sigamos con el cuento del gusto o regusto que tiene el venezolano de sentirse poderoso O de jefear. ¿De dónde le viene? Yo creo que de dos lados: por herencia y por tradición y cultura.

MU]ER: ¿Cómo es eso?

AUTOR: Hay pueblos que, por herencia, son más agresivos que otros. El venezolano es un ejemplo; quizá le viene por su doble herencia Caribe y española.

HOMBRE: ¿Y el negro?

AUTOR: El negro es el tipo racial menos irritable; las zonas negras de Venezuela son las que tienen más bajo índice de hechos sangrientos.

HOMBRE: ¿Por qué?

AUTOR: Es largo de explicar; aparte haberlo expresado largamente en mis obras.

MUJER: ¿Y cuál pudiera Ser el factor tradicional que lo lleve a ser tan belicoso?

AUTOR.' También lo dije en otra oportunidad. En Venezuela, el aislamiento, la proximidad al mar de la mayor parte de las ciudades y el ataque incesante de los piratas determinó un condicionamiento para la guerra, que se expresa en nuestra Independencia y guerras civiles.

MUJER: Los llaneros, sin embargo, estaban muy lejos del mar. Eran, no obstante, los más aguerridos en nuestra Independencia,

AUTOR: El llanero es el mismo caribe que el español rechazó de la costa y de los valles aptos para la agricultura. El llanero no es agricultor sino pastor.

HOMBRE: No entiendo.

AUTOR.' Los pueblos pastores, y si no fíjense en tártaros y mongoles, con quienes Se ha comparado a nuestros llaneros, son pueblos por lo general guerreros. Aunque mejor alimentados que los agricultores, su vida es dura; viven en constante movimiento; Su hogar siempre es provisional; ejercitan y desarrollan un gran Sentido táctico para conducir sus rebaños; disputan constantemente con los agricultores por cuestión de
alimentos para sus bestias y terminan sojuzgándolos, como demuestra la historia.

HOMBRE: Es verdad que en Venezuela el hombre de a caballo siempre despreció al veguero.

AUTOR: Caballero viene de caballo, y el amo del caballo es el dueño de todo. ., En nuestro tiempo el automóvil ha sustituido al caballo. Fíjense con qué altivez maneja ese pavo que ven ustedes por la ventanilla. Se siente dueño del mundo. El fiscal de tránsito, en su moto, es otrolcaballero antiguo, que anda ojo avizor para ver a quién le impone su jefatura. El tubo de escape Suelto de esa moto es el relincho de un caba-
llo. ES la afirmación de hombría del adolescente.

NARRADOR: Antes, las muchachas se montaban en la grupa de los caballos de sus hombres, hoy lo hacen en la parrilla de la moto.

HOMBRE: Lo que demuestra que el machismo continúa. Nunca se ha visto un caso contrario.

AUTOR: Como ustedes pueden ver, el caballo que afirma al guerrero ha sido sustituido por el vehículo. Muchos de los problemas de tráfico son expresión de la mandoneria criolla. No Se enojen; quien comprende, perdona. Fíiense en el chófer del vehículo colectivo que los conduce. ¿Verdad que más
bien parece un Almirante? No apague el radio, señor. Siga escuchando.

HOMBRE: ¿Y qué hacemos con esta manía de jefear que tenemos todos los venezolanos? Si alguien manda, otros tienen que obedecer. Si aquí nadie obedece, ¿a dónde iremos a parar?

AUTOR: Cuando yo estaba muchacho circulaba un libro muy alarmista que Se llamaba: «Cuando los chinos Sean quinientos millones».

HOMBRE: Ya son más de quinientos millones, y ¿qué pasa?

AUTOR: ¿Te parece poco lo que pasa?

HOMBRE; (Cuvilundo) Bueno, es verdad..., pero, qué tiene eso que ver con nosotros?

AUTOR: ¿Tú te has preguntado que será del Caribe cuando los venezolanos sean cincuenta millones?

HOMBRE: No entiendo...


AUTOR: Hace siglo y medio nos fuimos hasta Bolivia... Y de todas partes nos echaron. Se nos acusaba de déspotas y dominadores. ¿Crees tú que habremos cambiado lo Suficiente? A lo mejor una fórmula para adquirir paz interna es exportar un material que nos Sobra: jefes y jefecillos, ¿N0 les parece?



0 comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus comentarios, preguntas y críticas.

Temas Relacionados:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libro "Una Conversación Final"

 

Según Herrera Luque

Libros de Herrera Luque

Entendiendo la Historia

 

Página web realizada por Blogarizate
. Con la tecnología de Blogger.

Galería de imagenes

 

Blog Archive